Muchos profesionales freelance ofrecen sus servicios por la red a través de páginas de anuncios o páginas especializadas para buscar y encontrar trabajo de freelances o trabajadores autónomos. Lo que no muchos tienen es un sitio propio dónde poder hacerse visibles al mundo y poder mostrar algunos de los trabajos de los que se sienten más orgullosos para que los visitantes del sitio (o potenciales futuros clientes) se convenzan para contratar tus servicios.

El hacerse un sitio web propio es sencillo. Podemos crear una web con HTML o usar algunas de las plataformas como los CMS con los que contamos en la actualidad. Debe ser un sitio claro y conciso, con el contenido justo con el que consigas explicar cuáles son tus puntos fuertes para el trabajo para el que estás cualificado. Debe haber una sección se “contacto” muy visible en la web, incluso puedes hacer llamadas de acción para que la gente contacte contigo, así podrás ganarte a clientes indecisos. Si tu experiencia es dilatada y has trabajado con grandes clientes puedes poner un currículum vitae en una sección del menú.

Mejorar la visibilidad de mi sitio en la red.

Una vez construido el sitio web de freelance y publicado en la red (esto necesitas para poner en línea tu web) debemos pensar qué tenemos que hacer para que su blog o página web sea visto por muchas personas es la de mejorar la visibilidad en la red. El problema de muchos es que no tienen el conocimiento de lo gigantesco que puede ser internet, al no ver que su blog crece hará que se sientan decepcionados. Esto no debe ser problema para ti ya que conoces el sector por lo que es importantísimo dedicar algunos recursos para conseguir que tu sitio web de freelance sea visto por los potenciales clientes.

Lo importante de ser freelance, es saber a qué cosas se puede enfrentar pero con la convicción de que se puede tener éxito si se hace de forma correcta. Mejorar la visibilidad de mi sitio web en la red puede ser difícil pero no imposible.  esto necesitas para poner en línea tu web

Existen pequeños consejos que me ayudan a mejorar la visibilidad de mi blog en la red, y aunque sean bastante sencillos no quiere decir que no funcionen. Por lo que aquí dejo alguno de ellos:

  • Antes de empezar a es importante seguir perfiles cuyos contenidos sean de interés hacia tu blog, o cuyas temáticas sean parecidas.
  • Conseguir contactos que estén en el campo de la mercadotécnica de internet o acerca de las temáticas que se quieren trabajar. (Este paso a menudo debe financiarse con recursos económicos).
  • Por lo general las redes sociales personales tienen mucho más seguidores, esto se puede usar como herramienta (vinculándola al blog) y obtener visitas de conocidos.
  • Usar buenos nichos que den a los usuarios algo más específicos que estén buscando.
  • Compartir contenido de calidad de otras personas que uno piense que pueden agradar al público.
  • El tiempo dedicado al blog debe ser proporcional al éxito que este vaya teniendo. No se le puede dar más tiempo a algo que puede resultar en una perdida a largo plazo.
  • Tener la creatividad suficiente para que el contenido no se haga repetitivo.
  • Ser constantes al subir el contenido, evitar faltas de ortografía o temas que puedan afectar a la sensibilidad.
  • Eliminar el Spam, si ya de por si es molesto para nosotros recibir notificaciones, correos o mensajes de páginas que no nos interesan por completo. Imaginen qué pensarían los usuarios de nosotros si usáramos esa misma tactica para intentar atraer la atención.

 

Gran parte de los trabajos que debemos realizar a lo largo del día son esencialmente rutinarios: sabemos lo que hay que hacer y cómo hay que hacerlo. Lo único que necesitamos es concentración y esfuerzo sostenido por eso vamos a recomendarte 12 fuentes de inspiración que seguro te ayudarán en tu trabajo.

A veces, en cambio, necesitamos poner en marcha toda nuestra creatividad para construir algo nuevo, distinto a lo anterior: un diseño, un texto, una propuesta, una presentación, una aplicación diferente

No resulta fácil salir de la rutina y la repetición. A menudo no sabemos por dónde empezar. Nuestra mente se bloquea y tenemos la sensación de que no vamos a ser capaces de encontrar una  salida.

Para hacer frente a este problema, nada mejor que encontrar una buena fuente de inspiración. Elige la tuya:

1. Un paseo de 20 minutos

Si a pesar de tus esfuerzos no consigues hacer nada productivo, a veces es mejor cortar por lo sano. Apaga el teléfono y el ordenador, abandona la oficina y camina por alguna zona agradable, mejor todavía si se trata de un jardín, un parque o un entorno natural. Cambiar de escenario puede ser suficiente para relajar la presión y romper el bloqueo mental.

2. Habla con un amigo/a

Todos necesitamos escuchar una voz amiga de vez en cuando, y disponer de alguien que nos escuche. Hay gente que necesita hablar de sus problemas. Otros, en cambio, prefieren conversar sobre otra cosa ajena al trabajo. También hay quien busca un punto de vista diferente.

Cualquiera de estos métodos puede ser válido para volver al trabajo con energía y confianza.

3. Lee algo

Siempre puedes buscar inspiración en lo que otros han escrito. A veces, la respuesta aparece cuando profundizamos sobre un tema concreto. En otros casos,  la inspiración llega de forma lateral, cuando leemos cuentos, novelas y poemas que no tienen por qué estar directamente relacionados con el tema que nos ocupa.

4. Pon la música adecuada

La música puede convertirse en un excelente estímulo. Elige el tipo de música más apropiado para tu estado anímico: calmada si necesitas sosiego, potente cuando notas que te falta energía, un grupo nuevo cuando necesitas un nuevo punto de vista, etc.

5. Haz ejercicio

La práctica de ejercicio físico es una de las mejores recetas contra la ansiedad. Además, liberarás endorfinas, que suelen traducirse en una  sensación placentera. Si eres de Alicante puedes practicar todo tipo de ejercicios en una de sus mejores playas como nos comentan los compañeros de cocoschool.

6. Alimenta tu energía

Algunos profesionales se abstraen tanto cuando trabajan que se olvidan hasta de comer, y acaban con las baterías completamente descargadas. Recuerda que sin energía no se puede trabajar.

Somos lo que comemos, así que no te conformes con lo primero que encuentres por ahí (precocinados, bollería industrial, etc.). Intenta construir tu dieta con alimentos sanos y naturales. Tu cuerpo te lo agradecerá.

7. Cambia de ambiente

Si normalmente desarrollas tu actividad profesional en tu casa, o en una oficina, prueba a trabajar en otro espacio. Por ejemplo, una cafetería, una biblioteca o un parque. Como ya hemos comentado, a veces cambiar el escenario es suficiente para que cambie también nuestra actitud frente al trabajo.

8. Graba tus reflexiones

Si estás tratando de escribir algo y no consigues pasar de la primera frase, puedes probar con una grabadora. Dicta tus ideas según van apareciendo, más adelante podrás pasarlas a limpio para organizarlas y pulirlas. Lo importante es no quedarse bloqueado/a.

9. Estilo libre

A veces el bloqueo mental parece imposible de superar: no se nos ocurre absolutamente nada. En estos casos, puede ser muy útil coger un simple lápiz y un papel y empezar a escribir sobre cualquier tema, o a dibujar cualquier forma, aunque sea un garabato. Ese borrador inicial nos ayudará a superar el “pánico al papel en blanco”. A partir de ahí podemos ir encadenando conceptos e ideas, canalizando nuestros esfuerzo hacia el objetivo marcado.

10. Reflexiona

Solemos ir tan acelerados, siempre saltando de una tarea a otra, que no tenemos tiempo de pararnos a pensar en lo que nos conviene hacer. Las prisas y la urgencia no nos permiten mantener una visión equilibrada de la situación en la que nos encontramos, y eso suele traducirse en un cierto bloqueo. Por eso es tan importante que, de vez en cuando, nos tomemos 10 minutos sin interrupciones para reflexionar. Esto nos permitirá retornar al trabajo con la mente despejada y las ideas mucho más claras.

11. No te detengas

La clave se encuentra en romper la inercia del bloqueo, y la presión es nuestro peor enemigo. Lo importante es arrancar de alguna manera, echar a andar. Así que no te preocupes demasiado por los errores y las imperfecciones del principio. Son inevitables. Simplemente empieza a trabajar. Más adelante tendrás oportunidad de corregir las inconsistencias y de mejorar el producto final.

12. Cambia tu herramienta de trabajo

Cambiar la herramienta habitual de trabajo puede llevarnos a una situación completamente distinta a la que estamos habituados. De ahí es fácil que surjan nuevos puntos de vista, e ideas que de otra forma permanecerían ocultas. Si siempre trabajas con ordenador, prueba a trabajar con una libreta y un bolígrafo, y viceversa. Prueba también algún programa nuevo, diferente al que utilizas normalmente. Cualquiera de estas iniciativas te ayudará a romper el bloqueo.

El mundo del comercio ha estado inmerso entre las actividades más importantes del mundo desde inicios, debido a que se ha convertido en una forma de sobrevivir económicamente de manera individual, familiar o colectiva, y se puede emprender de diferentes formas; todo está en que cuentes con el deseo y las ganas de atraer clientes de acuerdo con el producto que ofrezcas.

Una de estas modalidades puede ser un pequeños negocio en donde puedes dedicarte a vender un producto de un ramo específico o simplemente a publicitar variedades de productos, según corresponda con tu capacidad financiera y física del local, por tanto para ellos deberás fijar un horario establecido, a fin de comenzar a generar ventas y ver el progreso mucho más de cerca.

Otra de las tantas formas en que puedes hacer publicidad son las sociedades, en las cuales cada quien puede colocar el 50% del capital a utilizar, o simplemente donde el convenio puede ser que cada quien invierta cierta parte del capital y distribuyan ganancias de acuerdo a como se estableció mientras surgía el capital de la empresa. Por esto debes tener cuidado al formar este tipo de acuerdos, ya que si no se lleva un estricto orden en los gastos y ganancias del negocio tu sociedad puede irse a la quiebra y el negocio a la desaparición.

Ante esta realidad es recomendable formalizar este tipo de acuerdos con personas de tu núcleo familiar o amigos muy allegados, con los cuales tengas una larga trayectoria de vida entre momentos buenos y malos, ya que te permitirá obtener esa confianza que puede convertirse en una garantía al momento de los problemas en el negocio, debido a que juntos a través del diálogo, la estrategia y la acción podrán conseguir soluciones factibles que lleven a buen puerto la continuación de la sociedad.

Existen mitos sobre la publicidad en cuanto a la vestimenta para vender un producto; generalmente las mujeres son agradables a la vista, pero no necesariamente deben llevar poca ropa para vender un artículo u ofrecer sus servicios en una tienda, ya que uno de los elementos más apreciados por el público es la uniformidad, tanto en mujeres como en hombres.

La uniformidad puede marcar el antes y el después de tu negocio, debido a que si todos los empleados que laboran en el recinto cuentan con un uniforme adecuado, el cliente se sentirá importante y a gusto con la atención de tus empleados, ya que con esta conducta el público asocia la seriedad y el compromiso de todos los miembros de la organización por brindar el mejor producto y servicio.

De cualquier forma todo ello te permitirá resaltar las virtudes de lo que te encuentras vendiendo, con el objetivo de captar la atención del consumidor y poder generar nuevos ingresos que te llevarán a una expansión agresiva, especialmente si hablamos de un negocio muy pequeño.

Uno de los ramos en donde se recomienda entrar para poder formar un negocio es la comida, debido a que la gente de una u otra forma siempre tendrá el deseo de comer a un momento determinado del día, por lo que las ganancias en este tipo de negocio te esperan, bien sea que montes un restaurante, una cafetería, una heladería y hasta una pastelería, teniendo en cuenta que a los más pequeños de la casa les encanta acompañar de un postre prácticamente siempre sus almuerzos y cenas.

Durante la etapa de estrategia, se recomienda publicitar las características que puedan provocar una reacción a la compra por parte del consumidor. Si incursionaste en el mundo gastronómico, podría ser a comida que ofreces y los ingredientes que usas para hacerla, debido a que puedes tener un ingrediente secreto que ayude a ganar más clientes-